LA CARNE.

LA CARNE.

 Diciembre 2016

“Carne traidora, enemiga íntima que te hacia prisionera de su derrota”.                                                   

La búsqueda del amor, la reinterpretación de la soledad, la rabia del abandono y el proceso por el que una mujer descubre que está envejeciendo, son las líneas por las que baila y se divierte Rosa Montero en su más reciente novela: La carne.  Y deliberadamente uso la palabra baila, porque Montero no deja de jugar con los miedos y los descubrimientos de Soledad, su personaje principal.  Una mujer sexagenaria llena de deseo sexual, interesada en seguir creando y trabajando en lo que la apasiona, una mujer que se mira así misma con generosidad y también con sorpresa.

                                                         “Moriría sin conocer el amor, eso sí que era ser pobre”.

El envejecimiento y los miedos femeninos se citan con frecuencia en esta obra de Rosa Montero, ese temor a la invisibilidad, a la pobreza, a la enfermedad, a la desnudez completa. Soledad seguía buscando el amor en todos los espacios de su vida y hasta se atrevió a solicitar los servicios de un guapo escort para cumplir una venganza, aunque en el camino se descubriera comprando amor.  Las mujeres que ahora envejecen, como la protagonista, tienen que luchar cotidianamente contra la victimización que las vulnera, que las hace pensar que habiendo perdido la juventud ya no les queda nada. Tienen que replantearse su soledad porque en ocasiones sospechan que el haber decidido no tener hijos o no tener una pareja, las pone en desventaja personal y social. A los sesenta años tienes que mirar hacia atrás, para saber por qué camino seguir. Pero en lo que te decides, la vida sigue y tú, estás viva.

                       “Qué malo era ser vieja.  Ya no se atrevía a la completa desnudez de la piel”.

Para sorpresa de la autora, según lo escribió a finales de octubre en El País Semanal, muchos periodistas, básicamente hombres, la han felicitado por haber tratado un tema tabú, la sexualidad de las mujeres de 60 y ella misma dice haberse quedado con los ojos de plato.  “Me quedé patidifusa porque ni en lo más remoto de mi conciencia se me había pasado la idea de estar rompiendo ningún tabú”. “Conozco muchos hombres y mujeres en torno a esa edad –agregó- algunos más jóvenes, algunos más viejos, que siguen haciendo el amor todo lo que pueden, que siguen ligando, conquistando, añorando, desesperando, quemándose en las ascuas de la pasión carnal.  La verdadera vida es así.  Y, si nos paramos a pensarlo un poco, advertimos que se trata de un prejuicio sexista”. Y allí está Soledad,  Soledad Alegre que es un ser que puede representar a muchas mujeres de las nuevas generaciones que llegan a los sesenta con la energía bien puesta y el deseo a flor de piel.

LA CARNE.  Rosa Montero.  Editorial Alfaguara. 236 páginas.  2016

2 Comentarios

  1. Finalmente leí el libro. El primero de Rosa Montero, debo confesar, lo leí en casi una sentada.

    Novela ágil ycómplice de los miedos propios, a pesar de tener 20 menos que la protagonista.

    Celebro que se divierte en ese espejo que sugiere el encuentro con Soledad Alegría y Rosa Montero.

    Celebro también a la vida abriéndose paso a pesar de esa pulsión de muerte de Soledad.

    Me gustó mucho.

    Responder
    • Querida Lety, que honor encontrarte en estas dimensiones. Te abrazo con mucho cariño.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ACTUAR PARA HACER LOS SUEÑOS REALIDAD

Hace un año nació HERMANAS MAYORES, SEMBRADORAS DE DERECHOS, HERMASED, una organización civil, integrada básicamente por una decena de mujeres y un hombre mayores de 50 años. Su intención es “la promoción, la defensa de los derechos humanos de las personas adultas mayores y la revaloración de esta etapa de la vida”.

leer más

EL SECRETO DE LAS ZONAS AZULES

Estas son lugares que reúnen a las personas más longevas y más saludables del mundo. Porque allí, envejecer no es sinónimo de enfermedad. Su autor, el periodista norteamericano Dan Buettner, simplifica su aventura: “No hay una sola cosa que explique la longevidad de los habitantes de las zonas azules.

leer más

NUESTROS SENOS

Para empezar quisiera precisar una idea: las mujeres no somos simplemente unos senos, NO. Somos un cuerpo completo, somos un ser integral.

leer más

MODELOS PARA ENVEJECER

Envejecer es un reto, un reto creativo. Envejecer con responsabilidad es diseñar la manera en que quiero ser vieja. Para ello tengo que revisar y reflexionar sobre el concepto que tengo sobre vejez, incluso analizar cuáles son mis modelos de envejecimiento.

leer más

MI VAGINA

“Guarda celosa entre sus pliegues

el centro exacto de mi cosmos

luna diminuta que se inflama

ola que conduce a otro universo…”

leer más

LA ÚLTIMA MENSTRUACIÓN

Definitivamente, la última menstruación no marca el final de nuestra vida. Nos informa que un ciclo se ha cerrado, el reproductivo, pero continúan el creativo y el productivo.

leer más

¿MIEDO A ENVEJECER?

Envejecer no es un asunto sencillo para nadie. Tanto hombres como mujeres sienten escalofrío o fingen demencia cuando escuchan hablar del tema.

leer más

TE PUEDE INTERESAR

COMO CRIAR UN MACHO

Este comentario no intenta agredir a nadie, simple y sencillamente invita a los y las lectoras a reflexionar sobre un tema en el que poco nos detenemos, el machismo se cultiva en nuestra propia casa.

SEGUIR LEYENDO

¿ES DIFÍCIL SER HOMBRE?

“Es difícil ser hombre si no se siguen las pautas tradicionales, si se trata de reinventar todos los días una nueva forma de ser hombre, pareja, padre de familia”, expresó Francisco Cervantes, en una conversación.

SEGUIR LEYENDO

CUERPOS SIN DUEÑO

Si nuestro cuerpo no nos pertenece, no podemos gozar de la sexualidad. Esta afirmación puede parecerles una locura, pero aunque les cueste trabajo creerlo, existen personas que no poseen su cuerpo, ni son dueñas de sus sensaciones. ¿Tu podrías ser una de ellas?

SEGUIR LEYENDO

LAS MUJERES FRÍGIDAS NO EXISTEN

Un dicho muy viejo, y ahora diría, hasta rancio, sentenciaba: “No hay mujeres frígidas sino hombres incompetentes”. Hoy afortunadamente este dicho pasó a la historia porque las mujeres frígidas no existen.

SEGUIR LEYENDO

¿CUÁNDO INVENTASTE TU ÚLTIMA CARICIA?

La velocidad en la que vivimos actualmente, las largas distancias que recorremos, las presiones a las que nos vemos sometidos (as) nos hacen olvidar un principio básico de las relaciones humanas, el intercambio de afecto.

SEGUIR LEYENDO

CONTACTO

Si deseas entrar en contacto conmigo, este es el camino directo. Agradezco tu interés y espero muy pronto dar respuesta a tus inquietudes.

pk@patriciakelly.com.mx

(55) 52 64 78 29

CIUDAD DE MÉXICO
LUNES A VIERNES DE 9 A 19 HORAS