COMO CRIAR UN MACHO

Este comentario no intenta agredir a nadie, simple y sencillamente invita a los y las lectoras a reflexionar sobre un tema en el que poco nos detenemos, el machismo se cultiva en nuestra propia casa.

Allí en su hogar es donde se dan las primeras clases de cómo se es y vive un varón en la sociedad mexicana.  Cierto, el fenómeno es multifactorial, pero la familia influye con gran fuerza en su formación.  No vamos a descubrir el hilo negro, pero tampoco podemos seguir reproduciendo como verdades absolutas aquellas ideas que nos dicen que la violencia es innata en los varones, que su superioridad es innegable, que ellos están destinados a ser mejores que las mujeres, etc.  Tampoco podemos seguir imponiendo a las mujeres, nuestras hijas, ideas de sometimiento, obediencia y dependencia de los varones.  ¿Cómo sería el mundo si cada hombre y cada mujer se hicieran responsables de sus actos y sus consecuencias?.

Independencia no quiere decir guerra contra el otro o la otra, no quiere decir me estorbas, nada más que se trata de no culpar  a otros de nuestras deficiencias, de nuestras incapacidades.  Se trata de asumir la responsabilidad absoluta de nuestras vidas.  ¿Cuál es la relación entre papá y mamá?, ¿existe el respeto entre ellos o mamá es algo así como la sirvienta personal de papá?, ¿trabajan en casa como en un equipo o el se sienta y todos le sirven?.

La llegada del primer hijo, nótese la expectativa, entusiasma a los cónyuges quienes esperan casi siempre que sea varón.  En algunas familias la llegada de una niña como primogénita deja una sensación de fracaso, no de tanta alegría como cuando llega “el hombrecito”.  “El va a continuar con el apellido de la familia”, “el será el protector cuando papá falte”, “el cristalizará los sueños que sus padres le han diseñado”.  Todavía no llega al mundo, y ya se le desea varón y se le han asignado una serie de tareas que no ha tenido opción de elegir o diseñar.  Ya se que hay padres y madres a los que les da lo mismo si nace un hombre o una mujer, o bien aquellos que lo que celebran con gran gusto es el nacimiento de una niña, pero… para muchos el niño siempre será mejor.  Bueno, se siguen dando casos en los que un marido ignorante sigue culpando a la mujer por darle “puras viejas” sin saber que es el hombre el que determina el sexo de los hijos; el macho sigue pensando que tantas mujeres son una maldición y al mismo tiempo una forma de sentirse menos que su compadre que ya tuvo al “machito”.

Si es el primer vástago o no, durante su crecimiento tendrá preferencias.  Todavía hay mamás que ordenan a las hijas “sírvele a tu hermano”, todavía hay quien piensa que ellas no tienen para qué estudiar, y que si hay poco dinero, ELLOS tienen la prioridad.  Lo justifican diciendo a sus hijas “tu te vas a casar y si estudias será como tirar el dinero, a ti te van a mantener”.  En cuestión de alimentos, pues ellos necesitan más porque son hombres y tienen que estar más fuertes, pareciera que todavía tuvieran que salir a cazar mamuts y ellas se quedaran en las cuevas.  En una casa, los niños y las niñas deberían tener los mismo derechos de alimentación, vestido y preparación académica.  Su sexo no puede ser motivo de discriminación y cuando a ellos les dan referencia sobre las mujeres, es una forma de enseñarles que una vale menos que el otro.  ¿Cómo se desarrollará la autoestima de esa mujer?, ¿cómo vivirá en la edad adulta si desde sus primeros días le dijeron que era alguien de segunda?.

 

ELLOS TAMBIÉN PIERDEN

A ellos también los inutilizan, no saben hacer nada que no sea de hombres muy hombres, así que muy pocos son entrenados para hacerse un desayuno o para planchar una camisa. Y claro, en la edad adulta requerirán de “alguien” que les resuelva esas pequeñas nimiedades que representa el trabajo doméstico.  Miles de padres y madres se niegan a que sus hijos varones participen en las labores de casa, temer vulnerar su masculinidad.  Aprenden que el famoso “quehacer” es humillante y eso sólo lo hacen las mujeres.  Por supuesto que existen familias en las que el trabajo de casa se desarrolla en equipo y se vive como un beneficio para toda la familia, pero no es una generalidad.  Hoy en día las mamás siguen castigando a sus retoños obligándolos a lavar los trastes, o hacer su cama durante las vacaciones.  Insisto, una casa limpia y ordenada traerá beneficios a todos los integrantes de la familia.  No dejar que los hombres se integren a las labores domésticas es crear hombres dependientes e inútiles.  No todo es fuerza física e inteligencia, hay que saber hacer unas quesadillas caseras, o una ensalada o lavar unos calzoncillos para sobrevivir ¿no creen?.

Conforme va pasando el tiempo, los niños y las niñas crecen y para ellos están todos los permisos, ellos tienen que conocer el mundo, viajar, aprender y ellas, tienen que estar bajo las alas de mamá gallina, o de papá gallo.  Las mujeres no tienen permiso de llegar más tarde que los hermanos, a veces a ellas no les prestan el coche, y algo fundamental, no pueden ejercer su sexualidad como ellos.

Un macho es un ser inseguro, que ve en la mujer a un rival al que no hay que vencer, sino desaparecer, o por lo menos inmovilizar. Muchos machos se rodean de un séquito de mujeres con muy poca autoestima, con muy poco respeto por su persona que ven en el servicio a un macho, su UNICA realización. ¿Qué se le ofrece doctor?, ¿Qué le hace falta ingeniero?, ¿le sirvo un poco más patrón?.  Y la lista sigue:  No lo hagan enojar… déjenlo dormir, trabaja mucho… sírvanle rápido para que no se desespere…

El tema es muy amplio, no intento agotarlo, pero sí dejar muy claro que las primeras lecciones de machismo, o de equidad de género se reciben en casa, y que los primeros ejemplos de respeto e igualdad lo dan papá y mamá.  Con esto no quiero hacerlos sentir culpables, al contrario, aspiro a que puedan modificar todas esas conductas negativas que repiten sin darse cuenta, sin cuestionarlas y que las justifican con un “así me educaron y no veo que tenga nada de malo”.

* Este artículo apareció originalmente en la sección PASIONES del El UNIVERSAL y apareció el 17 de agosto de 2003.  Fue modificado para incluirlo aquí.

Ago 17, 2003

2 Comentarios

  1. Excelente, tema nosotras fuimos cuatro mujeres en casa y no faltaba el comentario de que eramos producto para caballero.
    Lo bueno que han cambiado las cosas hoy en mi familia y han dejado de hacer esos comentarios.

    Responder
    • Felicidades Jan, lograron un cambio que significa un gran avance, saludos.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PARA QUE SIRVE LA EDUCACIÓN SEXUAL

¿Para qué sirve la educación sexual? Pues para ser feliz. Negarnos el derecho de disfrutar de nuestra sexualidad, sería tanto como negarnos como personas, como seres humanos.

leer más

OTRAS IDEAS, OTRAS RELIGIONES

“Escarnio social desde los púlpitos y la opinión pública”, así llamó el Observatorio Eclesial a la serie de declaraciones que jerarcas de la Iglesia Católica han venido externando en contra del Matrimonio Igualitario, es decir, el que se realiza entre personas del mismo sexo. La propuesta fue hecha por el Ejecutivo Federal desde el pasado 17 de mayo.

leer más

SOY ADOLESCENTE

SOY ADOLESCENTE es un libro para los jóvenes, pero también para sus papás y mamás. Una publicación que nos invita a conocer ésta, una de las etapas más temidas del desarrollo humano.

leer más

AUTOEROTISMO EN ADOLESCENTES

Judith se comunicó conmigo, estaba llorando porque su hija de 17 años se había ido de la casa después de que ella la encontró masturbándose. “Me asusté muchísimo cuando la ví, no lo podía creer. Me hinqué y le dije: qué te pasa hija, por que haces esto, dime como puedo ayudarte”.

leer más

MI PAPÁ EN MI VIDA

¿Qué has aprendido de tu papá?, ¿Qué significado tiene en tu vida?. Con estas dos preguntas hace unas semanas empecé un programa de radio cuyo resumen pongo a consideración de los (as) lectores (as). Hay testimonios optimistas y gratificantes, pero también lo hay dolorosos y llenos de resentimientos.

leer más

¿CUÁNDO INVENTASTE TU ÚLTIMA CARICIA?

La velocidad en la que vivimos actualmente, las largas distancias que recorremos, las presiones a las que nos vemos sometidos (as) nos hacen olvidar un principio básico de las relaciones humanas, el intercambio de afecto.

leer más

LAS MUJERES FRÍGIDAS NO EXISTEN

Un dicho muy viejo, y ahora diría, hasta rancio, sentenciaba: “No hay mujeres frígidas sino hombres incompetentes”. Hoy afortunadamente este dicho pasó a la historia porque las mujeres frígidas no existen.

leer más

CUERPOS SIN DUEÑO

Si nuestro cuerpo no nos pertenece, no podemos gozar de la sexualidad. Esta afirmación puede parecerles una locura, pero aunque les cueste trabajo creerlo, existen personas que no poseen su cuerpo, ni son dueñas de sus sensaciones. ¿Tu podrías ser una de ellas?

leer más

¿ES DIFÍCIL SER HOMBRE?

“Es difícil ser hombre si no se siguen las pautas tradicionales, si se trata de reinventar todos los días una nueva forma de ser hombre, pareja, padre de familia”, expresó Francisco Cervantes, en una conversación.

leer más

TE PUEDE INTERESAR

¿MIEDO A ENVEJECER?

Envejecer no es un asunto sencillo para nadie. Tanto hombres como mujeres sienten escalofrío o fingen demencia cuando escuchan hablar del tema.

LEER MÁS

YO SOY MI CUERPO

Desde la más temprana edad deberíamos aprender a amar a nuestro cuerpo. El nos portará toda la vida. Sin embargo, la realidad es un poco más complicada.

LEER MÁS

LA ÚLTIMA MENSTRUACIÓN

Definitivamente, la última menstruación no marca el final de nuestra vida. Nos informa que un ciclo se ha cerrado, el reproductivo, pero continúan el creativo y el productivo.

LEER MÁS

MI VAGINA

“Guarda celosa entre sus pliegues

el centro exacto de mi cosmos

luna diminuta que se inflama

ola que conduce a otro universo…”

LEER MÁS

MODELOS PARA ENVEJECER

Envejecer es un reto, un reto creativo. Envejecer con responsabilidad es diseñar la manera en que quiero ser vieja. Para ello tengo que revisar y reflexionar sobre el concepto que tengo sobre vejez, incluso analizar cuáles son mis modelos de envejecimiento.

LEER MÁS

CONTACTO

Si deseas entrar en contacto conmigo, este es el camino directo. Agradezco tu interés y espero muy pronto dar respuesta a tus inquietudes.

pk@patriciakelly.com

(55) 52 64 78 29

CIUDAD DE MÉXICO
LUNES A VIERNES DE 9 A 19 HORAS